MÁS SOBRE "YO Y EL PADRE SOMOS UNO"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MÁS SOBRE "YO Y EL PADRE SOMOS UNO"

Mensaje  Admin el Lun Oct 27, 2008 8:35 pm

Por Mario A Olcese

Introducción

Los proponentes de la doctrina de la Trinidad suelen apoyarse en las famosas palabras de nuestro Señor Jesucristo registradas en el evangelio de Juan capítulo 10 y verso 30, y que dicen: “Yo y el Padre uno somos”. Pues bien, la pregunta que nos hacemos los creyentes en Cristo es ésta: ¿Acaso Jesús quiso enseñar con estas palabras que él y Su Padre eran la misma persona? ¿Era Jesús el mismísimo Dios de los Hebreos o el Adonai del AT? Si la respuesta es afirmativa, preguntamos entonces lo siguiente: ¿A quién le oraba Jesús cuando estaba en el huerto de Getsemaní en vísperas de su aprehensión? ¿Se oraba a sí mismo acaso? No lo creemos posible, pues San Pablo dice que Jesús es el intermediario entre Dios (el Padre) y los hombres— ¡No el mismo Dios Padre en persona! (1 Tim. 2:5). Además, Juan fue del todo claro cuando dijo estas palabras solemnes: “Nadie ha visto jamás a Dios…” (1 Juan 4:12). De modo que Cristo no podía ser Dios, sino Su Hijo—¡el Hijo de Dios!

Uno en Voluntad

Aunque Jesús tenía su propia voluntad como ser distinto a Su Padre, él se sometió a la voluntad de Su Padre y la hizo suya. El dijo: “Sea hecha Tu voluntad y no la mía” (Mat. 26:42, Mat. 6:10; Juan 4:34; 5:30; 6:38, 39). Así que si hubo algo que tenía en común el Hijo con el Padre era la voluntad— ¡Una sola voluntad compartida! Eran uno en voluntad (Gr.’θέλημα’, thelēma) que significa determinación, deseo, inclinación, voluntad. De modo que cuando Jesús dijo que él y Su Padre eran uno, lo que quiso decir fue que eran uno en propósito, determinación, deseo o inclinación.

Según el contexto en Juan 10:37-38, las obras de Jesús eran las obras de Su Padre. Jesús dijo que su unidad con el Padre estaba precisamente en las obras que él hacía, obras que eran del Padre pero efectuadas por él. Y para que el Hijo hiciera las obras de Su Padre era necesario que él renunciara a Su voluntad para hacer la voluntad de Su Padre. Ellos estaban (…y están) unidos por la Voluntad en común.

Los Cristianos también son Uno

Los cristianos deben ser igualmente UNO como Jesús y Su Padre son uno. En Juan 17:11,21 leemos: “…Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean UNO, así como nosotros. Para que todos sean UNO; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean UNO en nosotros…”. Esa unidad que los creyentes deben mantener o alcanzar es la Unidad de la voluntad. El creyente auténtico debe tener UN mismo espíritu (Efe. 4:3), UNA misma fe, y UNA misma Esperanza de nuestra vocación (Efe.4:4). Es decir, UN mismo SENTIR (Fil. 2:2; 4:2). Jesús fue claro cuando dijo: “Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre” (Marcos 3:35). Estamos llamados a unirnos a la voluntad del Padre para que todos seamos UNO. Es menester abandonar nuestras propias voluntades particulares para hacer la voluntad de Dios, la cual es la misma voluntad del Hijo que los UNIFICA. La concordancia de las voluntades une a las partes. ¿Pueden acaso andar juntas dos personas si no estuviesen de acuerdo? (Amós 3:3).

Los Esposos son Uno

Incluso los esposos ya no son dos sino UNA sola carne. Hay una unidad en la carne, pero también una unidad en la voluntad. Ambos deben compartir la misma voluntad. Y así como Cristo acepta la voluntad de Su Cabeza, la cual es Su Padre; igualmente la esposa acepta la voluntad de su cabeza para que pueda mantenerse la UNIDAD matrimonial. Si la esposa y el esposo quisieran hacer prevalecer sus voluntades, ¿podrían andar juntos para siempre? Recordemos que la misma Sara dio ejemplo de sometimiento a la voluntad de su esposo por medio de la obediencia (1 Pedro 3:6). Si la mujer no entiende este principio básico, y si el marido tampoco entiende que debe someterse a la voluntad de Su Cabeza, la cual es Cristo, jamás podrán andar siempre juntos. La unidad es fundamental para que prevalezca cualquier vínculo.

Unidad no significa Igualdad en autoridad

El hombre es cabeza de la mujer, y ella debe estar sujeta al marido (Efe. 5:22) por la sencilla razón de que el varón fue creado primero que la mujer (1 Tim. 2:12,13). Es decir, el hombre vino a existir primero o antes que la mujer, y ésta es una razón suficiente para su autoridad sobre la mujer ¿Y qué diremos de nuestro Señor? ¿Por qué el Padre es cabeza del Hijo? (1 Cor. 11:3) ¿Por qué Jesús se sujetará finalmente al Padre? (1 Cor. 15:28) Pues porque el Padre existió antes que el Hijo. Dios es antes o primero que el Hijo. Jesús es menor que el Padre (Juan 14:28) y como tal, se somete al superior, al que es antes que él y que todas las cosas que vinieron a existir.

El hombre Juan Bautista Reconoce la superioridad de Cristo

Juan el bautista dijo: “El que viene después de mí (El Mesías), es antes de mí; porque era primero que yo” (Juan 1:15). Otra versión lo vierte así: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo".Aquí Juan reconoce que Jesús, aunque nació seis meses después que él, es primero que él. La primacía de Jesús estaba en su existencia anterior a la de Juan. Cristo realmente era antes que Juan. Matthew Henry comenta sobre este pasaje así: “Respecto al orden del tiempo y la entrada en su trabajo, Cristo siguió a Juan, pero en cada otra manera era antes de él…”.

Jesús reconoce la Superioridad de Su Padre

Del mismo modo, cuando Jesús dijo que Su Padre “mayor es que yo” (Juan 14:28) lo que estaba diciendo era que Su Padre existía antes que él mismo viniera a la existencia por engendramiento. También él dijo: “Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Juan 10:29).

De modo que podemos concluir que Cristo está subordinado al Padre, quien es Superior o mayor que todos. Esta sujeción del Hijo al Padre, como aquella de la esposa al esposo, o de la iglesia a Jesús, se debe a que uno antecede al otro. Así que esa unidad entre Dios y su Hijo, lejos de demostrar que se trata de dos supuestas “deidades iguales y coeternas”, prueba que uno es mayor que el otro.

Más sobre la verdadera Deidad cristiana en:

Admin
Admin

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 27/10/2008

Ver perfil de usuario http://apologista.4forum.biz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.