¡LA TRINIDAD NO ES BÍBLICA!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡LA TRINIDAD NO ES BÍBLICA!

Mensaje  Admin el Lun Oct 27, 2008 8:25 pm


Si existiera alguna referencia o enunciación de la doctrina de la Trinidad--que tiene tan extensa aceptación en la cristiandad hoy en día--debemos buscar en otra fuente, porque en la Biblia no aparece. Incluso los trinitarios admiten esto.

"Debe reconocerse que formalmente no hay semejante proposición como esta, que uno y el mismo Dios consiste en tres personas diferentes, y que pueda hallarse en los Sagrados Escritos, ya sea del Antiguo o del Nuevo Testamento; ni se pretende que haya alguna palabra del mismo significado o importancia que la palabra Trinidad que se use en la Escritura en relación con Dios" (Dr. South, "Considerations on the Trinity" [Consideraciones Acerca de la Trinidad], pág. 38).

Si ahondamos en las creencias religiosas de Egipto, ciertamente podemos hallar trinidades de dioses; los vedas de la India afirman que Agni, Indra, y Surya son tres dioses, los cuales, sin embargo, son un solo dios. El filósofo griego, Platón, "previó maravillosamente uno de los más sorprendentes descubrimientos de la revelación cristiana" (Gibbon, "Decline and Fall" [Decadencia y Caída], y "San Agustín confiesa que él estaba en ignorancia acerca de la Trinidad hasta que leyó algunos escritos de Platón que la providencia de "Dios puso en su camino" ("Collected Charges" [Conjunto de Cargos], pág. 130). En verdad fue providencial para los trinitarios del siglo IV que cuatro siglos antes de Cristo un filósofo griego haya propuesto una doctrina trinitaria, pero la Biblia no la enseña.

Considere también la "historia" de la Trinidad. Pasa el primer siglo y no se hay mención de ella. En el siglo II Teófilo incorpora la palabra Trinidad, año 169 de nuestra era; pero él no la aplicó a Dios, ni a Jesucristo, ni al Espíritu Santo, sino a los atributos de Dios. Ni Tertuliano (año 192 de nuestra era), ni Clemente (año 215 de nuestra era), ni Orígenes (año 230 de nuestra era), era trinitarios. Orígenes escribe: " Sólo el Padre es Dios, y mayor que el que fue enviado" Al llegar al siglo IV, las doctrinas trinitarias estaban en ascenso, y para oponerse a Arrio (presbítero de una iglesia de Alejandría, año 320 de nuestra era), quien atacaba estas doctrinas, Constantino convocó el Concilio de Nicea. Ahí, no sin mucha disputa y sólo por mayoría de un voto, se formuló el núcleo del famoso Credo de Nicea. Pero el Concilio de Nicea mencionaba al Espíritu Santo sólo en términos generales, sin declarar ninguna relación con Dios ni exigir ninguna debida adoración, de manera que el Concilio de Constantinopla (año 381 de nuestra era), y después, el Concilio de Toledo (año 589 de nuestra era) suplieron estas "deficiencias" y exigieron la creencia en el Espíritu Santo, "el cual es adorado y glorificado junto con el Padre y el Hijo". Le pedimos a usted que juzgue si esta doctrina, si hubiese sido una doctrina bíblica, ¿habría demorado casi seis siglos en desarrollarse?

Esta refutación de la Trinidad como doctrina bíblica no ha sido una digresión ociosa. Su aceptación anula el plan y propósito de Dios, un aspecto del cual se expresa en la declaración de Pablo: "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo" (Hebreos 2:14). Si Cristo fuera "verdadero Dios"--consubstancial con el Padre--¿cómo podría verdaderamente morir? No obstante, esto era esencial a fin de que pudiera destruir a la muerte--el triunfo máximo en el plan de Dios. ¿Cómo podría ser tentado en todo según nuestra semejanza? No obstante, esto también era necesario, porque sólo por una verdadera victoria sobre una tentación real podría él manifestar su perfecta obediencia al Padre, ser hallado sin pecado, y de este modo destruir en sí mismo aquello que tenía el poder de la muerte eterna. En vista de que él no pecó, "la muerte no podía retenerlo".

"EL MISTERIO DE LA PIEDAD"

Este propósito de Dios--de destruir la muerte en la tierra--también está enunciado en la revelación de Dios acerca de sí mismo. El apóstol Pablo la llama el misterio de la piedad--"grande es el misterio de la piedad". Podría parecer una nueva doctrina para usted--no se halla en los dogmas de ninguno de los nombres y denominaciones de la cristiandad. No obstante, se halla en las Escrituras, y se ha revelado que nosotros podemos verdaderamente conocer "a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3).

Cuando Dios se reveló a sí mismo a Israel, lo hizo por medio de un "nombre memorial", el cual tenía un significado. Era un nombre por el cual sería conocido (Exodo 3:13-14) y era un nombre que indicaba un propósito. Dios dijo: "YO SOY EL QUE SOY" [o "Seré El Que Seré", según la Revised Version, en inglés], afirmando de ese modo que él se manifestaría en quien él quisiera. Una manifestación de Dios no era desconocida para Moisés ni para Israel. Moisés había presenciado en el desierto la zarza que ardía en llamas y que no se consumía, y había aprendido que estuvo ante la presencia de un ángel del Señor--uno de esos ángeles ministrantes que ejecutan "su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto" (Salmos 103:20; 104:4). Estos son poseedores de la naturaleza divina o incorruptible, porque Jesús testifica que "no pueden ya más morir". En ellos Dios se ha complacido en manifestarse. Son poderosos, o "Elohim", y como tales obedecieron el mandato de Dios de preparar la tierra para el hombre. A estos se refieren las palabras, "Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios" (Job 38:7), cuando se colocaron los cimientos de la tierra, quienes dijeron: "Hagamos al hombre a nuestra imagen", y así "a imagen de Dios [los Elohim] lo creó" (Génesis 1:26, 27).

Se hará de inmediato evidente que estos no eran las manifestaciones de Dios predichas en el nombre memorial. Estos últimos habían de ser seleccionados de entre la raza de Adán, y fundamentalmente de la nación de Israel. No se nos ha dejado sin guía en esta materia. Pablo declara que Jesús era "el principio, el primogénito de entre los muertos" (Colosenses 1:18), y Jesús testifica de sí mismo después de su muerte y resurrección: "Yo soy [...] el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 1:18). A él le ha sido dada la naturaleza divina, incorruptible, e inmortal. Dios se ha manifestado en él--el primero entre los de la raza de Adán. Pero el propósito indicado en el nombre memorial aún no se ha completado. Está escrito: "Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida" (1 Corintios 15:23). Otros también recibirán este don de la inmortalidad. Dios concederá "vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad" (Romanos 2:7). Y de este modo serán manifestaciones de la Deidad. Estos están simbolizados en el Apocalipsis por 144.000 vírgenes "que fueron redimidos de entre los de la tierra" (cap. 14:3), quienes "ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos" (Apocalipsis 7:16-17). De modo que Dios será manifestado en quienes él quiera manifestarse, y así se cumplirá el propósito indicado en el nombre memorial.

Admin
Admin

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 27/10/2008

Ver perfil de usuario http://apologista.4forum.biz

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡LA TRINIDAD NO ES BÍBLICA!

Mensaje  gusti el Lun Nov 02, 2009 2:32 am

totalmente de acuerdo

Dios te bendiga
avatar
gusti

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 31/10/2009
Edad : 37

Ver perfil de usuario http://avivamiento.forosactivos.net/forum.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡LA TRINIDAD NO ES BÍBLICA!

Mensaje  PAMBARÉ el Dom Mar 07, 2010 11:35 pm



El tema de la trinidad es interminable por las diferentes interpretaciones que se le dan a los textos bíblicos. Muchos, quizas miles, han escrito sobre el tema, unos a favor otros en contra, en mi caso de la lectura de la Biblia he aprendido claramente que el Altísimo no se manifiesta en una forma trinitaria, ni es trino. Hay muchos casos en los que cuando no se puede explicar algo religioso con la razón y la Biblia, se dice: “es un misterio” para caer así en un “dogma” a fin de que ya no haya cuestionamientos. Muchas organizaciones inclusive han hecho de la trinidad un dogma de fe.

Las Escrituras hebreo, aramea griegas, dicen que, Yehowáh el Supremo no es trino, mucho menos anónimo, innominado. La Biblia dice en el Salmos 83:18 y en Isaías 42:8 que su nombre es YeHoWáH y en Exodo 3:15 dice claramente que YeHoWáH es su nombre para siempre, y con ese nombre se le invocará por todos los siglos de los siglos.

YeHoWáH es la meta de todo cristiano (Juan 14:6) a través de Jesús, el hijo del Altísimo. Cuando vino a la tierra Jesús el ungido de YeHoWáH, lo dijo claramente: Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al padre, si no por mí.” Yehoshúa sólo nos transmitió palabras de vida eterna ya que en todo momento glorificó al Santo Padre YeHoWáH (Juan 6:68, 69)

Cristo enseñó claramente en Lucas 4:8 lo siguiente:

“8 Respondiendo Jesús, le dijo: “Está escrito: “Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es sólo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado”.

En deuteronomio 6: 4 dice claramente

Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios, es un solo Jehová.

También en Malaquías 2:10 dice

“¿No es un solo Padre el que todos nosotros tenemos? ¿No es un solo Dios el que nos ha creado? ¿Por qué tratamos traidoramente unos con otros, al profanar el pacto de nuestros antepasados?

Jesús nunca explicó que él era el Padre, en Marcos 10:18 dice:

Jesús le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino solo Dios.”

Jesús enseñó que es sólo al Padre YeHoWáH es a quien se debe adorar y es sólo a este Elohim benévolo, imagen misma de la bondad y del amor, tardo para la cólera, es a quien le debemos todo y está presente en su obra creativas, por eso es solo a YeHoWáH a quien debemos adorar y a quien debemos rendir servicio sagrado.

Sin embargo, en nuestros tiempos, el Santo Padre no ha autorizado a ninguna organización terrestre como sus representantes en la tierra, como falsamente nos quieren hacer creer el clero religioso de los diferentes grupos religiosos que pululan en esta tierra, no es por lo tanto una denominación, un lugar lo que nos identifica como servidores del Dios Supremo ya que no es una falsa piedad, una falsa imagen de adoración, una brutal muestra de estoicismo como se hace en semanasanta en algunos lugares como México o Filipinas, no, nada de eso es válido ante los ojos de Dios; en nuestros tiempos como dice la Biblia, YeHoWáH exige una adoración en espíritu y verdad y él busca a este tipo de adoradores por todo el mundo y estos adoradores también le buscan a él, por lo que estos adoradores jamás se confinarán a un solo grupo religioso, máxime si es sectario con doctrinas erroneas. De ahí que cuando uno deposita su fe en el sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo uno conoce la verdad, porque solo Jesús es la verdad y es esta verdad la que nos da la libertad de toda influencia religiosa sectaria.

En Juan 4:21-24 dice:

21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. 23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Este texto es muy claro, Yehoshúa dijo que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad y por el contexto mismo cuando dice “porque también el Padre tales adoradores busca” no está diciendo que a Jesús ya lo adoran este tipo de adoradores y ahora también adorarán al Padre, porque ni siquiera se hace mención a Jesús en los textos, ¿Por qué torcer las Escrituras con lo que no dicen? Jesús lo dijo muy claro, que los verdaderos adoradores que adorarán al Padre en espíritu y verdad también el Padre tales adoradores busca que le adoren, es decir la búsqueda es recíproca.

En Juan 1:18 dice que el Cristo nos dio a conocer al Altísimo, pero nunca como a un Elohim trino, sino como al Supremo y Todopoderoso que coincidían en todo pensamiento y acción con su hijo, haciendo en este sentido la unidad a la que se refiere Juan 10:30 “Yo y el padre somos uno”. El mismo Cristo dijo que el nombre de su Padre era Santo:

“9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. (Mateo 6:9).”

No se puede interpretar que el Ungido de Yahwéh, se estuviera refiriendo al título: “Padre”, ya que todos podemos referirnos cariñosamente a nuestro padre carnal así, la santidad a la que se refería Jesús era al nombre personal de su padre, es decir al tetagramatón sagrado: YHWH y del que nadie sabe cual es la pronunciación exacta, de ahí que muchos digan que es Jehová, Yahwéh, Yahú, Ieve, Yehowáh y yo utilizó con todo el respeto al Santo Padre la pronunciación Yehowáh, del cual pido mil veces perdón al Soberano del Universo si injurio su santo nombre, pero él en su bondad infinita conoce los corazones y solo él determinara mi perdón.

Al Salvador Jesús no se puede adorar y otorgarle el puesto del Todopoderoso cuando, de hecho, las Escrituras dejan muy claro que el Padre es el mayor de todos y la "cabeza del Mesías" (1 Cor. 11:3).
Pensemos en las palabras del propio Jesús en Juan 14:28: "...porque el Padre es mayor que yo",
Juan 10:29: "Mi Padre que me las ha dado, es mayor que todos..." y Juan 13:16 "De cierto, de cierto os digo que el siervo [Jesús] no es mayor que su señor [Yehowáh]; ni tampoco el apóstol [Jesús] es mayor que el que le envió [Yehowáh]."

Estos versículos nos enseñan el punto de vista de Jesús acerca de la relación que tenía con su Padre. Notemos que Jesús nunca afirmó ser el Padre, sino que estableció una diferencia entre él y el Bendito Padre Yehowáh.


La Biblia enseña que Jesús, en su naturaleza humana y después de resucitar de entre los muertos cuando fue resucitado con todo poder y gloria por el poder del Padre YeHoWáH, dijo que YeHoWáH a parte de ser su Padre, también era su Dios. De ahí que Jesús no puede ser el Supremo Padre YeHoWáH.

En varios pasajes de las escrituras, se puede la supremacía del Padre YeHoWáH sobre su hijo Jesús.

La trinidad fue una enseñanza de los espíritus de error y doctrina de demonios infiltrados en el cristianismo después de la muerte de los apóstoles y en especial, fueron Tertuliano y Atanasio sus principales promotores allá por el siglo IV después de Cristo, por lo tanto la trinidad es una doctrina que está muy pero muy alejada del Supremo YeHoWáH, como se dice en 1 Timoteo 4:1.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;”

No fueron por lo tanto, los discípulos de Jesus del primer siglo quienes enseñaron este supuesto misterio, sino fue una eseñanza del siglo cuarto y promovida por personas aunque quizás sinceras, pero la enseñanza ya no tenía nada que ver con la verdad del Mesías.

A YeHoWáH y a Yehoshúa se honra tal como está escrito en Juan 5:23,24, sin embargo es muy importante entender que es sólo a YeHoWáH el Padre a quien se le debe dar adoración tal como se escribió en Deuteronomio 6:13 y que el mismo Cristo reafirmó para los cristianos en Lucas 4:8, sólo al Supremo YeHoWáH es a quien se tiene que adorar y es sólo a él a quien se tiene que rendir servicio sagrado.

Es tremendo esto, pero la Biblia así lo enseña. Aunque hay Biblia como la Reina Valera y la Latinoamérica que traducen en hebreos 1:6 “los ángeles adoran a Jesús”, pero en el Salmo 96:7 del que se toma como referencia lo dicho por el apóstol Pablo, no dice eso, por que ahí dice: “los ángeles se postraron” que es muy diferente a la adoración.

Los discípulos de Cristo nunca le adoraron, sólo le rindieron pleitesía, honor y reverencia. Ellos claramente entendieron que él era el Hijo del Supremo. ¿Por qué será que ellos sí lo entendieron? Porque esa fue la enseñanza del Cristo avalada por el aliento puro del Altísimo YeHoWáH.

En revelación 3:14 Jesús mismo explica que él es “el principio de la creación de Dios”, es decir el fundamento de la creación, ya que Jesús estuvo como la Palabra en el regazo del padre, pero no era el Padre YeHoWáH, jamás haciendo competencia con el santo Padre, a pesar de que ahora una vez resucitado, Jesús es ya de naturaleza divina (Juan 1:1), por eso en Isaias 44: 6 se especifica que no hay otro Dios Todopoderoso, sino solo YeHoWáH el Padre quien ha dicho: “Yo soy el primero y el último y fuera de mí no hay Dios”, título que posteriormente el Padre otorga el hijo también por su obediencia infinita hasta la muerte y después al resucitar, al serle otorgado un poder y gloria infinita.


Yahwéh ha sido el único Altísimo que ha gobernado por siempre como dice Daniel 4: 35

Moderno Español
35 Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada. Él hace según su voluntad con el ejército del cielo y con los habitantes de la tierra. No hay quien detenga su mano ni quien le diga: '¿Qué haces?'


Ahora bien, en cuanto al espíritu santo o aliento puro, este es un poder del Altísimo YeHoWáH y que lo da a quien lo merezca y para sus propósitos definidos. Jesús mismo recibió ese poder como apropiadamente dice Romanos 8:9

9 Más vosotros no vivís según la carne, sino según el espíritu, si es que el espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el espíritu de Cristo, no es de él.

Aunque se personifique al espíritu santo, no significa que sea una persona literal. A la sabiduría se le personifica y no es una persona literal (Proverbios 1:20 y 7:24) A la muerte y el Hades también se les personifica y no son personas reales (Revelación 20:14). La Biblia también personifica a la sangre de Abel al decir que su sangre hablaba o clamaba justicia por su muerte (Génesis 4:10).

La Biblia nos dice que es vida eterna el adquirir conocimiento del Padre YeHoWáH y de aquel a quién el padre envió, es decir del Cristo Jesús. Si fuera cierta la doctrina trinitaria, entonces ¿Por qué no dijo Cristo que sea vida eterna también el adquirir conocimiento del espíritu santo?

La Biblia nos dice que el Altísimo, Padre Todopoderoso se llama YeHoWáH, su poderoso hijo se llama Jesús y ¿Por qué no da el nombre del poder del Padre y del hijo, es decir el espíritu santo? Porque no es una persona divina, sino una fuerza o poder del Altísimo.

La Biblia Dice en Mateo 1:18, que María antes de juntarse con José, se halló que estaba embarazada por el poder de lo alto (espíritu santo) por lo tanto, si el espíritu santo fuera parte de una trinidad o en otra palabras, una persona divina, obviamente el espíritu santo debió ser el padre de Jesús. Sin embargo, el Cristo Jesus nunca enseñó que su padre fuera el espíritu santo, sino el Padre Todopoderoso y Supremo YeHoWáH.

En la antigüedad, YeHoWáH hablaba y transmitía a través de su poder (espíritu santo) a la mente de los profetas hebreos (Jeremías 1:4, 11,13; 2:1; Ezequiel 6:1) Lo mismo ocurrió con los cristianos primitivos en el pentecostés (Hechos 2:1-4) lo que prueba una vez más y en forma tajante que el espíritu santo es el poder del Altísimo.

En el libro de Apocalipsis 4:2 Juan no vio a dos o tres entidades divinas sentadas en el trono, sino, sólo a uno, el Santísimo Padre YeHoWáH. El cordero, dice Apocalipsis 5:6, estaba de pie junto al trono, lo que permite entender que en Revelación siempre se hace una distinción entre el Supremo Todopoderoso YeHoWáH y su cordero Jesús.

En Revelación R-V 11:15 dice:

“Tocó el séptimo ángel su trompeta; entonces resonaron grandes voces en el cielo: “Ahora el mundo ha pasado a ser reino de nuestro Dios y de su Cristo. Sí, reinará por los siglos de los siglos.”

Si el espíritu santo fuera otra divinidad integrante de un Dios trino, porqué no se cita en este texto algo así por ejemplo:

“Tocó el séptimo ángel su trompeta; entonces resonaron grandes voces en el cielo: “Ahora el mundo ha pasado a ser reino de nuestro Dios y de su Cristo y de su Espíritu Santo. Sí, reinarán por los siglos de los siglos.”


¿Cómo podrían los trinitarios refutar este texto?

Ahora bien, en algunas platicas con personas que creen ver en las Escrituras a un Elohim trino, fundamentan su creencia en 1 Juan 5:7 que en la versión Reina Valera dice:

“tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo y el espíritu Santo; y estos tres son uno”.

Sin embargo en la mayoría de las traducciones de la Biblia este texto no aparece, ¿Por qué? ¡Porque es espurio, es decir fue añadido! Ha sido un acto deshonesto de parte de quien añadió este versículo a algunas traducciones de la Biblia, con la finalidad de encontrar un respaldo para la doctrina no bíblica de la trinidad. Es como obligar al Altísimo a decir lo que quieren que diga y desde luego, no dijo.

Otro fundamento según para encontrar apoyo bíblico en sus creencias de un Elohim trino, es el texto de Mateo 28:19 en donde el Cristo dijo: “Por tanto, id, y doctrinad a todos los gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo.”

En este texto se nombra al Padre, al Hijo y al espíritu santo, algo que no está en los otros textos paralelos de los libros de Marcos y Lucas.

En Marcos 16:15,16 (añadido también ya que el libro original de Marcos termina bruscamente en el versículo 8 del capítulo 16) dice:

“Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado.”

En Lucas 24:47 se lee: “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalén.”

En estos otros libros jamás se hace mención a que se bauticen en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo. Cristo ordenó la predicación del verdadero evangelio, el arrepentimiento y la remisión de pecados a todas las naciones sólo en su nombre.

Ahora bien, aunque este texto de Mateo 28:19 que traducen las diferentes versiones de la Biblia, mencione al Padre, al Hijo y al espíritu santo, jamás enseña que los tres sean un solo Dios.

También el hecho de que diga “en el nombre” sólo indica en tono imperativo de autoridad, como cuando se dice: “alto en nombre de la ley” ó “No hagas eso, o, haz eso en nombre de la humanidad”

Sin embargo, este texto de mateo 28:19, fue alterado. Cristo jamás pronunció esas palabras que le atribuyen en ese texto. Ese texto se modificó del evangelio de Mateo a finales del siglo IV de la E.C., ya que aunque parezca asombroso e inaudito pero el evangelio original de Mateo fue escrito en Hebreo, no en griego y en el original hebreo no se encuentra ese texto redactado así.


Por lo escrito en el libro de Lucas 24:47, se puede concluir que el Cristo nunca pronunció las palabras que se le atribuyen en Mateo 28:19 y lo que escribió con relación a la parte final del libro de Mateo en hebreo, está en concordancia con los otros evangelios griegos ya citados, en los pasajes paralelos, ya que sólo se ordena a los discípulos predicar el evangelio del Cristo y hacer discípulos entre todas las naciones, todo esto desde luego, con el poder del Cristo.

Los mismos apóstoles no conocían este texto añadido en la traducción griega de la versión hebrea original, mucho menos ese mandato que le atribuyen al Cristo. En el libro de Hechos 2:38; 8:16 y 10:48 por citar algunos, los discípulos del Cristo sólo bautizaban a los creyentes únicamente en el nombre de Yahshua, más nunca lo hicieron bajo una fórmula trinitaria.


Respetuosamente

PAMBARÉ

PAMBARÉ

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 07/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mi comentario personal

Mensaje  Ministro de Fuego Santo el Jue Dic 13, 2012 7:09 am

Jesús nunca explicó que él era el Padre, en Marcos 10:18 ESTO ESCRIBISTE...

Hermano y que dices a esto ?

Juan 14:6-14 <Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.>

Jesus es el Padre también hermano...pero manifestado en Carne.

Ministro de Fuego Santo

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡LA TRINIDAD NO ES BÍBLICA!

Mensaje  Ministro de Fuego Santo el Jue Dic 13, 2012 7:45 am

comentas : Al Salvador Jesús no se puede adorar - FALSO.

MI SUSTENTO BIBLICO QUE SI SE PUEDE Y SE DEBE ADORAR:

Ambos, Jesús y el Padre son igualmente adorados al mismo tiempo en el cielo por parte de toda su creación.

Luego miré, y oí la voz de muchos ángeles que estaban alrededor del trono, de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era millares de millares y millones de millones. Cantaban con todas sus fuerzas:

“¡Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado, de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría, la fortaleza y la honra, la gloria y la alabanza!” Y oí a cuanta criatura hay en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, a todos en la creación, que cantaban: ”¡Al que está sentado en el trono y al Cordero, sean la alabanza y la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos!”

Los cuatro seres vivientes exclamaron: “¡Amén!”, y los ancianos se postraron y adoraron. (Apocalipsis 5:11-14)

Así que, Jesús es adorado en la presencia del Padre y de la misma manera que el Padre es adorado.


Ministro de Fuego Santo

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡LA TRINIDAD NO ES BÍBLICA!

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.